La América y Cuba en Martí

ANIVERSARIO 159 DEL NATALICIO

DE JOSÉ MARTÍ

Por Alexis Quiala Ferrer

martí

Máximo Gómez y José Martí en Montecristi

Este 28 de enero tiene una doble connotación para el pueblo cubano, primero porque es un aniversario más del natalicio del Héroe Nacional José Martí y por la celebración de la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba. Como cada año la juventud y en especial los  pioneros, estudiantes de secundaria y universitarios realizaron marchas y concentraciones en homenaje al cubano más universal de nuestra historia.

Nosotros, para recordar la fecha, traemos a nuestros lectores fragmentos de dos documentos de Martí, donde se muestra el amor de nuestro Héroe Nacional por la América hispana y Cuba, además de recalcar las amenazas que representaban los apetitos imperiales de Estados Unidos, la nueva potencia que aparecía en la región.

Estos aspectos aparecen enmarcados en el Manifiesto de Montecristi, documento escrito el 25 de marzo de 1895, en Montecristi, república Dominicana y firmado por Martí y Máximo Gómez. Habilísimo documento político en el que Martí presenta, en apretada síntesis, todos los puntos básicos de su programa, dados a conocer a través de sus escritos en los últimos años de lucha revolucionaria y principalmente en Patria.

Es aquí donde Martí señala que: “La guerra no es contra el español, que, en el seguro de sus hijos y en el acatamiento a la patria que se gane, podrá gozas respetado, y aun amado, de la libertad, que sólo arrollará a los que le salgan, imprevisores, al camino.”

Pero, el testamento político del Apóstol, fue escrito ese mismo día y en el mismo lugar, y está recogido en la carta a Federico Henríquez y Carvajal,  en que se muestra plenamente conciente de su destino y su deber para con Cuba, con América y con la humanidad toda, como se evidencia en los siguientes párrafos:

“Yo evoqué la guerra: mi responsabilidad comienza con ella, en vez de acabar. PARA MI LA PATRIA NO SERÁ NUNCA TRIUNFO, SINO AGONÍA Y DEBER. Ya arde la sangre. Ahora hay que dar respeto, y sentido humano y amable, al sacrificio; hay que hacer viable, e inexpugnable, la guerra; si ella me manda, conforme a mi deseo único, quedarme, me quedo en ella; si me manda, clavándome el alma, irme lejos de los que mueren como yo sabría morir, también tendré ese valor. Quien piensa en sí, no ama a la Patria”.

Y más adelante señala: “Yo alzaré el mundo. Pero mi único deseo sería

pegarme allí al último tronco, al último peleador: morir callado. PARA MÍ YA ES HORA. Pero aún puedo servir  a este único corazón de nuestras repúblicas. Las antillas libres salvarán la independencia de nuestra América, y el honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso acelerarán y fijarán el equilibrio del mundo”.

Cuanto de vigencia tienen las palabras de Martí, cuando todavía se lucha por la verdadera independencia de América y existen pueblos de las antillas que viven bajo un régimen neocolonial como la hermana Puerto Rico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: