Ese cáncer que se llama Fraude

Por Alexis Quiala Ferrer

Reconozco que me ha horrorizado conocer del fraude masivo efectuado en la educación Cubana durante el mes de junio y dado a conocer en la Mesa Redonda donde se tocó y analizó el tema.

Pero más me motivó ver la denuncia donde se trata el tema como la punta de un iceberg (témpano de hielo), y se reconocen los males que pueden acarrear una postura como esa para las generaciones posteriores y para las familias que, por tal de cumplir, de forma fácil y voluntariosa una etapa de la vida de los hijos no escatiman, dinero ni dignidades para que sus familiares  salgan airoso en la etapa escolar.

Pero el fraude escolar, la falta de rigor, el hacerles las tareas y no imponerles un sistema de estudio que los prepare para la universidad tiene sus riesgos; así llegan los golpes desde que la entrada universitaria se hace no sólo por los resultados académicos, sino que tienen que aprobar exámenes generales, donde la familia no puede influir, y allí comienzan otros dolores de cabeza y, a buscar repasadores, profesores amigos que les enseñen lo que no aprendieron en los años del preuniversitario, las inseguridades manifiestas y la falta de conocimientos elementales que debieron aprender en esos años escolares donde las fiestas, los videos, las películas y las frivolidades llenaron las cabezas de padres y jóvenes, porque en un final, ellos aprobaban de una forma u otra.

Pero el fraude tiene otras aristas, mucho más peligrosas y que a mi entender fueron las causas de que ahora estemos denunciando ese mal y tratemos de luchar para extirparlo.

Acaso en muchas de nuestras entidades y talleres y organismo no se realizan informes fraudulentos para recibir reconocimientos inmerecidos; a cuantas reuniones hemos asistidos donde dirigentes nacionales han criticado al territorio por enviar informes distintos con los resultados de una tarea. O hemos reconocido con sonrisa cómplice que los datos deben estar lejos de la verdad sin que por ello lucháramos para que se ajustaran a los verdaderos resultados.

También está la despreocupación de padres y familiares en no ver cómo se proyectan los pequeños, y les echan la culpa a las escuelas y sus maestros, muchas veces destruyendo la imagen de los profesores o presionándolos para que aprueben a sus hijos en materias que estamos seguros no han alcanzado los conocimientos necesarios ni vencidos sus objetivos.

Conozco el caso de una amiga, profesora, dedicada a sus alumnos, quien se vio interpelada por una madre, una de esas que exige, provoca y amenaza, porque su hijo era víctima de aquella maestra intolerante que la tenía “cogida con el muchacho”.

La profesora del cuento, le argumentó a la madre todo lo que había hecho por el infante y cómo su avance no alcanzaba a vencer la materia en cuestión.

 La frase lapidaria de la mamá fue: “Usted dice eso pero en el resto de las materias mi hijo está aprobado; así que es usted la que tiene el problema, no mi hijo”.

Aquella profesora lloraba cuando me contaba la historia. Entonces conversó, “a lo cortico” con algunos de los profesores y supo la gran realidad: “No te busques problemas con esa mamá que es problemática; apruébale al hijo y que pase de grado. El no sabe las materias, pero ella no te llevará al Municipio ni a la Dirección y asunto concluido”.

Aprendió la lección; pero le quedó el sabor amargo de haber perdido una batalla y un alumno que, al crecer no sabrá enfrentarse a la vida, porque las pruebas que le impondrá serán mayores y su madre no logrará, a ese nivel, que lo aprueben.

Son aristas dolorosas a que lleva el fraude y que han hecho expresar a más de un dirigente que muchos graduados desconocen aspectos importantes de sus profesiones.

 ¡Cuidado! Es bueno que luchemos contra el fraude escolar; pero también contra los males que son caldo de cultivo y campo para su desarrollo y, en los cuales somos los mayores los que tenemos la culpa.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: